MOTIVO

ESE ES EL MOTIVO DE QUE ME GUSTE TANTO COCINAR

viernes, 5 de diciembre de 2008

POLVORONES CASEROS

Llega la Navidad, Ilusión, Amor y Paz, ......

Hubo tiempos en los que estuve poseída por el espíritu Navideño, especialmente en la infancia, luego la vida jugo sus cartas y el espíritu Navideño desapareció.
Aunque debo reconocer que siempre nos ha gustado agasajar a nuestros familiares con una rica comida el día de Navidad y compartir manjares e ilusiones con ellos alrededor de la mesa.

Ahora con la llegada de nuestros bebes, volvemos a recobrar la ilusión.

Y para empezar a calentar motores un reto POLVORONES CASEROS !!!!
He utilizado la receta de Su, que es la artífice del maravilloso Blog Webos-Fritos, uno de mis blogs preferidos.
Aquí os dejo el link de la receta que es perfecta de todas maneras os la transcribo porque es genial y no os la podéis perder.

 

POLVORONE CASEROS

Ingredientes para 12-15 unidades
350 gr de harina de repostería
40 gr de almendra cruda molida
80 gr de azúcar glas —admite hasta 100 gr si os gustan más dulces—
Más azúcar glas para decorar
110 gr de manteca de cerdo ibérica
Un chorrito de anís
¼ cucharada de canela

Preparación previa
1. Poner la tarde de antes la harina y las almendras molidas en una bandeja apta para horno. La harina estará bien tamizada y bien mezclada con la almendra.

2. Precalentar el horno a 130˚, calor arriba y abajo.
3. Introducir la bandeja 30 minutos, moviendo de vez en cuando con la espátula. Va cogiendo un tono ligeramente tostado. Es importante que no se nos pase el tiempo porque si no amargaría la mezcla. Dejar reposar hasta el día siguiente.
4. De esta masa utilizaremos a continuación únicamente 320 gr. En el proceso de tostado se pierde algo de peso, pero la cantidad final que se obtiene a partir de las cantidades iniciales de almendra y harina depende de la calidad de ésta y del horno.

Preparación tradicional
1. Formar un volcán con la harina y meter dentro los ingredientes, e ir mezclándolos hasta conseguir una masa uniforme, arenosa, pero con la que se pueda hacer una bola un poco aplanada, que se mete en el frigorífico entre 30 minutos y una hora envuelta en plástico transparente.
2. Sacar del frigorífico, quitarle el plástico, y con la palma de la mano ir aplastando un poco la masa —por los bordes se abre, pero luego se va arreglando—. Dejarla gordita y pasar suavemente el rodillo para igualar la superficie. Usar un vaso de vino a manera de cortapastas, e ir haciendo los polvorones. Cuando va sobrando masa, juntar de nuevo, como si estuvierais haciendo un puzzle, sin hacer otra vez una bola, solamente juntando las porciones de masa una detrás de otra, y uniéndola con cuidado con los dedos, y pasando el rodillo por la superficie para igualar. Con esto conseguimos aprovechar hasta casi las últimas miguillas.
3. Dejar reposar el tiempo que podáis. Yo los tuve una hora y estaban perfectos.
4. Precalentar el horno a 200˚, solo grill, e introducir 15 minutos, a una altura media-alta —un poco más debajo de la que usemos cuando vamos a gratinar la pasta—. A partir del minuto 10 mirar por si vuestro grill va a toda caña, y se os queman.
5. Retirarlos del horno, y cuando estén fríos, espolvorearlos con abundante azúcar glas y retirarlos cuidadosamente con una espátula a la fuente de presentación.

El resultado ha sido excelente y por lo tanto os recomiendo que sigáis paso a paso esta receta, vale la pena.

Mi amorcito, Mis gemelitos y yo nos hemos chupado los dedos al degustarlos, esta receta seguro que nos va acompañar estas navidades. Y aprovechamos la ocasión para Desearos a todos :

FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO 2009

Publicar un comentario en la entrada